¿Qué es la Imagen Personal?

Publicado por: Milena Lister Quevedo | el 28 / Jun / 2017

 Cuando se habla de Imagen Personal, muchas veces se centra la temática en la belleza exterior o en cómo se viste una persona. Hay que decir que esto es un error importante porque de lo que estamos hablando es de algo más que la apariencia o la estética.

 La imagen personal empieza con el descubrimiento de nosotros mismos. Puesto que si sólo lo centramos en la fachada, lo que haremos será presentar a los demás alguien que no somos y que, en la mayoría de los casos nos hará sentir incómodos.

  Descubrirse significa: detenerse y sentarse frente a nuestro propio espejo y darnos cuenta de quienes somos. Es un proceso muy sencillo y, a la vez, una forma de quitarnos de encima todo lo superfluo.

   En un primer momento lo que tenemos que ver son los puntos negativos a nivel personal. Qué es lo que nos gusta de nosotros y en qué nos equivocamos. Al mismo tiempo también valorar cuáles son nuestros puntos positivos y que es lo que nos gusta de nosotros. Lo más importante es la sinceridad con uno mismo.

   Una vez que tengamos esto claro lo demás es bastante más simple. Tenemos que tener en cuenta que lo que nosotros mostremos a los demás es la imagen que recibirán de nosotros.

    La imagen personal se basa en factores muy concretos, vinculados a la personalidad, actitud, vestuario y credibilidad.

   Cuando nos referimos a la personalidad, nos referimos a que la persona se tiene que mostrar tal como es. Nadie le cae bien a todo el mundo, nadie es feliz las 24 horas del día, nadie está perfecto siempre. Todos tenemos muchas virtudes y defectos y lo que tenemos que hacer es aprovechar lo mejor de cada uno e ir corrigiendo los defectos poco a poco.

     La actitud es algo que se va trabajando día a día, con una mentalidad positiva y con las ganas de mejorar a nivel individual, permitiéndonos lograr nuestros objetivos.

      En cuanto al vestuario, también es importante para la Imagen Personal. Pero tampoco tenemos que parecer alguien que no somos. Lo mejor es, si tenemos cualquier duda en ese aspecto, contar con alguien que nos asesore desde un punto de vista más neutral.

    La credibilidad es fundamental a la hora de presentarnos, ya sea en el ámbito privado como en el ámbito profesional, puesto que entregando una imagen acorde con nuestra persona, creerán en nosotros y en lo que transmitimos a los demás.

Destacados